La conciencia de ser mujer, como cualquier otra identidad, se desarrolla en el territorio físicoemocional del cual el cuerpo es su soporte. Repensar la identidad femenina, construirla y/o reparar una identidad dañada se inicia con la escucha subjetiva, mediante la cual podemos, primero, reconocer y, después, restablecer el desequilibrio energético producido por las experiencias traumáticas. Las huellas corporales dejadas por el discurso violento de la cultura patriarcal sobre el cuerpo de la mujer y las señales de los traumas de las biografías son susceptibles de ser modificadas a partir de otro mensaje, capaz de liberar el cuerpo de las estructuras rígidas que construyen y refuerzan el malestar. 

El lenguaje vehicula los procesos de enseñanza y aprendizaje en la escuela, impregnando, por tanto, la forma y el contenido de la educación. No se trata de un instrumento neutral sino que puede servir, en general, para fomentar las relaciones democráticas en la escuela y, en particular, para facilitar la equidad de género en las aulas y, a continuación, en la sociedad. Al mismo tiempo, el lenguaje puede contribuir a todo lo contrario: a invisibilizar a la mitad de la población, a las mujeres concretamente, e impedir la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres al transmitir prejuicios, estereotipos y discriminaciones.

Este curso pretende mostrar cómo opera el lenguaje sexista en la educación y cómo podemos evitarlo a través de un lenguaje igualitario o inclusivo que no ponga a ningún colectivo humano por encima de otro sino que permita a todas las personas expresar y desarrollas sus necesidades e intereses sin límites arbitrarios. 

En este curso se hará un viaje, siendo protagonistas, por cuatro de los cuentos infantiles más reconocidos mundialmente: Alicia en el País de las Maravillas, Peter Pan, El Principito y El Mago de Oz....  ¿¡Un viaje buscando qué?!  Buscando guiños matemáticos a todas estas historias que se harán apasionantes para el lector después de leer los capítulos seleccionados