Las mujeres y los hombres necesitamos reflexionar sobre los orígenes y consecuencias de la discriminación por razón de sexo, sobre todo, porque ya no es posible creer que las desigualdades son “normales” y que las injusticias “siempre estarán ahí”.

Las mujeres y los hombres necesitamos reflexionar sobre los orígenes y consecuencias de la discriminación por razón de sexo, sobre todo, porque ya no es posible creer que las desigualdades son “normales” y que las injusticias “siempre estarán ahí”.

Las mujeres y los hombres necesitamos reflexionar sobre los orígenes y consecuencias de la discriminación por razón de sexo, sobre todo, porque ya no es posible creer que las desigualdades son “normales” y que las injusticias “siempre estarán ahí”.