En educación es necesario ampliar la mirada. Otra mirada es posible. La mirada sistémica nos ayuda a entender las interacciones entre todos los sistemas de la comunidad educativa (familiar, de profesorado, de alumnado…), y a que cada miembro y cada grupo-sistema encuentre su lugar. Esta mirada va más allá de la interculturalidad, de la escuela inclusiva…nos proporciona herramientas para incluir a todos y todo; para equilibrar relaciones, para extender puentes de comunicación entre todos los sistemas implicados. Partimos de paradigmas mecanicistas, pasamos por los relativistas y llegamos al paradigma cuántico. “Cada quien en su lugar para poder enseñar, cada quien en su lugar para poder aprender”

 

Teniendo en cuenta la importancia del cuidado del medioambiente y el interés por descubrir nuevos caminos para introducir la perspectiva ambiental en los centros, y con el fin de desarrollar una cultura ambiental en la comunidad educativa, nos encontramos con la necesidad de profundizar en la propuesta de escuela ecológica, tanto para reflexionar sobre los modelos pedagógicos que se trasmiten como para poner en práctica estilos educativos basados en la investigación educativa y la participación.