La Educación Emocional persigue educar a nuestros alumnos a través de sus emociones y sentimientos. Esto les ayuda a integrar mejor nuevos conocimientos y a sentirse más motivados y felices en el aula, con lo cual se potencian sus oportunidades de aprendizaje. ¿Nos animamos a introducirnos en el mundo de las emociones dentro del aula?

El curso pretende implicar a toda la ciudadanía en la lucha y erradicación de la violencia y la discriminación de género en el aula así como en la comunidad escolar. El acoso, maltrato o intimidación racista es otra forma de discriminación que sufren miles de pobladores, adultos y niños de los pueblos originarios, por el hecho de no pertenecer a la cultura hegemónica. 

Las mujeres y los hombres necesitamos reflexionar sobre los orígenes y consecuencias de la discriminación por razón de sexo, sobre todo, porque ya no es posible creer que las desigualdades son “normales” y que las injusticias “siempre estarán ahí”.

Las habilidades sociales son un conjunto de hábitos o estilos (que incluyen comportamientos, pensamientos y emociones), que nos permiten mejorar nuestras relaciones interpersonales, sentirnos bien, obtener lo que queremos y conseguir que los demás no nos impidan lograr nuestros objetivos. Destaca la importancia de los factores cognitivos (creencias, valores, formas de percibir y evaluar la realidad) y su importante influencia en la comunicación y las relaciones interpersonales.

Las habilidades sociales son un conjunto de hábitos o estilos (que incluyen comportamientos, pensamientos y emociones), que nos permiten mejorar nuestras relaciones interpersonales, sentirnos bien, obtener lo que queremos y conseguir que los demás no nos impidan lograr nuestros objetivos. Destaca la importancia de los factores cognitivos (creencias, valores, formas de percibir y evaluar la realidad) y su importante influencia en la comunicación y las relaciones interpersonales.

Las habilidades sociales son un conjunto de hábitos o estilos (que incluyen comportamientos, pensamientos y emociones), que nos permiten mejorar nuestras relaciones interpersonales, sentirnos bien, obtener lo que queremos y conseguir que los demás no nos impidan lograr nuestros objetivos. Destaca la importancia de los factores cognitivos (creencias, valores, formas de percibir y evaluar la realidad) y su importante influencia en la comunicación y las relaciones interpersonales.