Ayuda con Buscar cursos

La Organización Mundial de la Salud define la educación para la salud (EpS) como las “actividades educativas diseñadas para ampliar el conocimiento de la población en relación con la salud y desarrollar los valores, actitudes y habilidades personales que promuevan salud”. Para trabajar la EpS es necesario, cuando llevemos a cabo una intervención educativa, no abordar solo los comportamientos concretos que se ponen en marcha, sino todos los factores relacionados con esos comportamientos. Este curso pretende facilitar recursos útiles a los profesionales que quieran hacer EpS. 

Este curso  plantea la necesidad de superar la metodología tradicional y apostar por procedimientos y recursos más innovadores. Se propone centrar la educación en el proceso de aprendizaje, dotando a los alumnos y las alumnas de herramientas para poder desarrollar diferentes competencias y valores a través de la cooperación y potenciando la reflexión.

Los docentes debemos ser capaces de evaluar, diagnosticar y tratar, trastornos y problemas conductuales infantiles,en base a programas de modificación de la conducta efectivos. El curso pretende actualizar los recursos e intercambiar conocimientos, vivencias e inquietudes con otros profesionales y compañeros.

Este curso  plantea la necesidad de superar la metodología tradicional y apostar por procedimientos y recursos más innovadores. Se propone centrar la educación en el proceso de aprendizaje, dotando a los alumnos y las alumnas de herramientas para poder desarrollar diferentes competencias y valores a través de la cooperación y potenciando la reflexión.

Cuando nos sumamos y nos comprometemos a que la violencia sea erradicada, prevenirla o, por lo menos comprenderla en todas sus dimensiones, causas y formas, empezamos a sentir en carne propia ese canto a la vida, porque nos sentimos parte de las luchas más dignas y necesarias en nuestro planeta, en ese hogar que compartimos con todas las culturas y sociedades

La Educación para la ciudadanía sitúa la preocupación por promover una ciudadanía democrática como parte del conjunto de los objetivos y actividades educativas, en la misma línea en que lo hacen distintos organismos internacionales.  La educación debe tener por objeto el pleno desarrollo de la personalidad en el respeto a los principios democráticos de convivencia y los derechos y libertades fundamentales, que debe interpretarse según lo establecido en la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias.